miércoles, 27 de enero de 2010

La Ertzaintza desarticula un comando de ETA tras la detención de cinco terroristas.



Agentes de la Ertzaintza, coordinados desde la nueva División Antiterrorista, arrestaron la pasada madrugada en tres poblaciones costeras de la zona limítrofe entre Vizcaya y Guipúzcoa a cinco miembros legales de ETA (no fichados), a quienes el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, vinculó de forma directa con la voladura en 2008 de la comisaría de la policía vasca en Ondarroa y con atentados durante ese año contra las obras del tren de alta velocidad y un repetidor de televisión.

Agentes de la policía vasca bajo la dirección del magistrado Eloy Velasco, titular del Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional, desencadenaron la redada y detuvieron a tres sospechosos, el presunto núcleo del talde, en la localidad vizcaína de Ondarroa y a dos colaboradores del grupo en las poblaciones guipuzcoanas de Deba y Mutriku.


Comando de "legales"


El comando de legales estaba liderado por Ibón Iparraguirre Burgoa, de 36 años, que fue arrestado en el municipio vizcaíno junto a Asier Badiola Lasarte, 29 años, y Xeber Uribe Beitia, de 32, sus hombres de confianza. En Deba y Mutriku fueron detenidos Jon Iñaki Esnaola Alba, de 34 años, y Javier Zubizarreta Legardi, de 40.


Al tiempo que se producían los arrestos, la Ertzaintza realizó al menos ocho registros en viviendas y locales de las tres poblaciones y se incautó de numerosa documentación y material informático que es analizada por los especialistas en la lucha antiterrorista.


El hallazgo más interesante se realizó en una vivienda vinculada a Iparraguirre, donde los agentes encontraron una pistola, material para la elaboración de bombas-lapa y otros componentes para fabricar artefactos explosivos.


Las detenciones elevan a nueve los presuntos etarras capturados en enero, con el arresto el pasado día 10 en Clermont-Ferrand (Francia) de Eider Uruburu e Iñaki Iribarren, dos de los más buscados, y de Iratxe Yáñez y Garakoitz García en Portugal, donde pretendían instalar una base logística para atentar.


El consejero de Interior, rodeado por la cúpula de su departamento, confirmó que el grupo desarticulado prestaba apoyo a otros comandos mayores de ETA, de los que pudo quedar desenganchado hace meses, para las acciones de importancia y se reservaba para sí atentados menores.


El atentado de Ondarroa


Su mayor actividad se registró en 2008. El 21 de septiembre de ese año participaron "con toda claridad", algunos como "colaboradores necesarios" y otros como "presuntos autores", en el ataque con coche-bomba a la comisaría de la Ertzaintza de Ondarroa.


El comando lanzó un cóctel molotovjunto a la puerta de acceso de la comisaría para atraer la atención de los agentes y, cuando abandonaron el edificio, los terroristas hicieron estallar una bomba de más de 100 kilos de explosivo que destruyó por completo la comisaría y dañó numerosas viviendas, pero que, milagrosamente, sólo provocó heridas de diversa consideración a 15 personas, entre ellas seis policías.


Ataque contra el TAV


Ares atribuyó también al mismo comando la voladura de un repetidor de televisión en Azpeitia (Guipúzcoa), ocurrido el 30 de marzo, y un ataque con explosivos, en julio del mismo año, contra maquinaria de empresas contratadas en las obras del tren de alta velocidad (TAV) en Orio (Guipúzcoa).


El responsable vasco de Interior desveló que la operación culminada ayer es un trabajo "iniciado hace muchos meses" y garantizó el compromiso de la Ertzaintza para combatir a ETA "en todos sus frentes" desde la "cooperación" con el resto de cuerpos policiales "para ser más eficaces si cabe" porque "no pararemos -avisó- hasta acabar con el terrorismo definitivamente y consolidar la paz y la libertad".


Ares atribuyó también al mismo comando la voladura de un repetidor de televisión en Azpeitia (Guipúzcoa), ocurrido el 30 de marzo, y un ataque con explosivos, en julio del mismo año, contra maquinaria de empresas contratadas en las obras del tren de alta velocidad (TAV) en Orio (Guipúzcoa).


El responsable vasco de Interior desveló que la operación culminada ayer es un trabajo "iniciado hace muchos meses" y garantizó el compromiso de la Ertzaintza para combatir a ETA "en todos sus frentes" desde la "cooperación" con el resto de cuerpos policiales "para ser más eficaces si cabe" porque "no pararemos -avisó- hasta acabar con el terrorismo definitivamente y consolidar la paz y la libertad".



Por fin una buena noticia, esperemos que la racha no acabe aquí y podamos ver a toda la ralea etarra en prisión lo antes posible, desde luego sería una magnífica manera de empezar el dia si a esta noticia se le sumase la aclaración del chivatazo a los asesinos, cuya autoría trae de cabeza a nuestros póliticos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada